rebosadero-para-piscina

Rebosadero de piscina

13 diciembre 2022

En el sector de las piscinas, existen muchos elementos diferentes que consiguen aumentar tanto las funciones estéticas como las funcionales. En este caso, centraremos la atención en hablar del rebosadero de piscina. Explicaremos qué es, cuál es su función principal y cuántos tipos existen.

¿Qué es un rebosadero de piscina y cuál es su función?

Los rebosaderos de piscina son unos canales que se instalan alrededor del vaso y se encargan de recoger el agua que desborda la piscina en su capa superior, incluida la suciedad depositada en ella, para, acto seguido, redirigirla al sistema de depuración. Además, como se colocan en los bordes de la piscina, son perfectos para controlar el nivel máximo de agua en el vaso.

Podríamos decir que estas canaletas son como si fuera una especie de boca grande o skimmer principal, por donde se cuela o cae el agua y todo lo que en ella esté flotando y nos interese retirar de la piscina inmediatamente. Cabe destacar que, estéticamente hablando, con una piscina con rebosaderos la integración paisajística es perfecta.

Esta es la razón por la que, junto a su alto rendimiento, cualquier piscina, incluso las de diseño, apuesten por un rebosadero de piscina. Por seguridad, la base de todas las piezas que constituyen el rebosadero deben ser antideslizantes en sus extremos y con los cantos redondeados.

Muchos clientes nos preguntan qué aspectos se tienen que tener en cuenta a la hora de incluir un rebosadero de piscina. Entre otros muchos, citaremos el volumen desplazado de agua o el caudal de agua que ha rebosado. Por ello, lo mejor es ponerse siempre en manos de profesionales, como nuestra empresa.

Tipos de rebosaderos para piscinas

No todas las piscinas desbordantes presentan los mismos tipos de rebosaderos. Gracias a la constante evolución en este campo profesional, los expertos contamos con diferentes variantes constructivas. Así, en función de las necesidades de cada cliente y los gustos personales, será mejor elegir un rebosadero que solo trabaje por un lado, por lados contiguos o, incluso, por todo el perímetro de la piscina. En este último caso, será necesario instalar un canal desbordante perimetral completo.

Para que las personas interesadas en poner rebosaderos tengan una información completa, pasamos a detallar los tipos más frecuentes que podemos encontrar:

  • Con cascada: suele instalarse en un lado y, desde allí, el agua desborda a un gran canal.
  • Infinity: es uno de los modelos más avanzados de rebosadero. Se puede colocar en piscinas situadas en altura o frente al mar. Su objetivo es ofrecer efectos visuales impactantes con el entorno y con el rebosadero lindando con el horizonte.
  • Elevado: se construye ligeramente en alto y rodea todo el perímetro.
  • Inoxidable: similar al elevado, pero confeccionado con materiales inoxidables que ofrecen una larga vida útil y un mantenimiento mucho más sencillo.
  • Con rejilla: es el modelo más demandado porque brinda un fácil mantenimiento. Tan solo será necesario colocar una rejilla antideslizante sobre el canal desbordante.
  • Oculto: es un tipo muy parecido al anterior, solo que con la diferencia de que este no incluye rejilla, sino una pieza que se queda camuflada entre el resto del pavimento. El mantenimiento es algo más complejo que en el de rejilla.

En conclusión, el rebosadero de piscinas ayuda a mantener las piscinas impecables con un mecanismo sencillo de filtrar el agua y, por tanto, merece la pena instalarlo. Brinda una destacable calidad e higiene, además de aumentar el valor estético del recinto en cuestión. Para solicitar consejo, nada como acudir a profesionales.